8 ilustradores con los que pasaría una noche loca, uo, o



Hace una década parecía que los ilustradores eran como los dinosaurios: seres abocados a la extinción. Era raro poder decir eso de: “¡mamá, quiero ser ilustrador!” Internet, las redes sociales y la “viralización” de los trabajos diletantes que uno subía tras noches de insomnio empezaron a moverse como la pólvora y los grandes, agencias y marcas, empezaban a ver alternativas a la fotografía imperante de los noventa. 

Hoy, los ilustradores y creadores de imágenes estamos aquí para quedarnos.

Si en los noventa no se contemplaba ni como profesión, ahora hay gente dibujando a cascoporrazo, pero claro, no es lo mismo dibujar que ilustrar, ni someterse a un brief que hacerlo porque sí. Ser ilustrador, entender el proceso de trabajo y ser capaz de cumplir los tiempos es lo que diferencia a los que les gusta dibujar de los que viven de dibujar (que es bastante jodido, no nos vamos a engañar). 

En mi bautismo en enfoque gaussiano quería dejar unas pinceladas de algunos de los ilustradores con los que he pasado noches enteras. Creadores con los que no me importaría pasar una noche loca. Pero el sexo es mejor con amor, y para enamorar es imprescindible ser uno mismo. Eso es algo que tienen en común los artistas de esta lista. Cómo será la cosa que todos son dignos de mi amor, y el trabajo de uno no se parece en absoluto al del siguiente. Noches de amor, tinta y poscas.

1. Mr. Bingo o la principal razón de seguir haciendo esto

Un tipo que manda a tomar por culo a quien le proponga trabajar gratis ya se merece un aplauso fuerte. Pero es que, además, Mr. Bingo es un “diletante” de libro. ¿Diletante? ¿Eso qué es? Para entendernos, el diletantismo es una corriente genial de gente que hace como que no sabe dibujar bien y bonito. A Mr. Bingo algunos lo llaman el maestro de los bolis: pollos pollas, un perro haciendo un ollie en bucle infinito, y una manera muy ácida de ver el mundo.

 

       149_rainham-hall-05

2. McBess o cómo volver a vivir mi infancia

Para que te quieran también es importante quererse mucho (pero sin pasarse, claro). Será por eso que McBess nos deja ya escrito en su web “I’m an expensive illustrator”… Y vale cada dólar que pide. Su trabajo es tan profuso y tiene tanto detalle que cuando veo un trabajo suyo no puedo dejar de pensar: “poco le pagan”. ¿Sus referentes? Están bastante claros: los dibujos animados de los hermanos Feischer, creadores de personajes como Popeye o Betty Boop.

 

9

3. Robert Crumb o el gusto de leer a escondidas

Uno de los padres del cómic underground. En mi adolescencia tenía que leer sus historias a hurtadillas por temor a que mi madre decidiese que el autor no era propio de un chico de mi edad y la verdad es que no lo era y eso hacía que me gustase aún más. Del trabajo de Crumb me subyuga todo, lo que cuenta y cómo lo cuenta. Profuso en detalles y muy alejado de los convencionalismos imperantes, Robert es, sin duda alguna, una de las fuentes más ricas de las que beber.

 

robert_crumb_tennis_girl_2006

4. Gary Taxali o el poder de lo analógico

No es un insulto decir que Taxali huele a papel viejo. Es un diseñador de personajes incansable, pero todo tiene ese aire; además de esa textura vintage. ¡Incluso su firma tiene ese rollo antiguo!  Manchas de color, trazo grueso, fallos de registro, tramas de semitono… Trabajo orgánico en general, y maravilloso en particular.

 

140407_r24819-1200

5. Tara Mcpherson o cómo ser una estrella pop

La primera señorita de esta lista. Curiosamente, Tara sólo (o casi) ilustra mujeres. Todas con su sello y su estilo, reconocibles a primera vista: ojos grandes y colores poco saturados con dominantes amarillas. Además de carteles de música e ilustración publicitaria, también traslada su talento a un montón de productos, pero las más molonas son sus chicas.

 

20-The-Healer

6. Jeremyville o el rey del vinilo

Hablando de juguetes, y de cosas geniales en general… ¿Conocéis a Jeremyville, no? ¿No? ¡Mal! O bien, porque siempre es bueno poder descubrir cosas chulas. Sus dibujos tienen poco de complejo y mucho de adorable. Otro punto fuerte en su carrera son los juguetes de vinilo, en los que ha creado un auténtico universo.

 

jeremyville_darth_vader

7. Paula Bonet o cómo te mueves cuando hacemos el amor

Paula Bonet es bonita. Ella de por sí lo es, evidentemente, pero sus ilustraciones están tan cargadas de manchas de acuarela y de trazos, como de poesía. Licenciada en Bellas Artes, pone el suyo en todos sus trabajos, que están presentes tanto en editorial, como en publicidad o cartelería… ¡Y hasta en una etiqueta de horchata ecológica!

 

980103_516687708381164_800542995_o

8. Steve Simpson o me gustan hasta tus andares

En realidad no sé si podría meterme en la cama con Steve Simpson. Y que conste que no es por mí, que es por él. Sinceramente, dudo que tenga tiempo de meterse en la cama todas las noches. No para de trabajar, hace de todo… Y aun así, todo lo que veas de Steve Simpson, sabes que es de Steve Simpson: colores, lettering, formas, sombreados.

 

hd_048d7e3b4ed7f636a1821f381d0b94ba

 

Y con este repasito por ilustres ilustradores me despido hasta mi próxima entrada.

4 comentarios en “8 ilustradores con los que pasaría una noche loca, uo, o”

Dinos lo que piensas

Tu email no se mostrará ;)