Licencias tipográficas para estudiantes: qué se puede hacer y qué no

Me gusta pensar que ser estudiante, más que una obligación general o circunstancia puntual, es una manera de estar y entender el mundo. 

Enseñar conlleva necesariamente aprender. Si yo, como profesora, no estudio, difícilmente podría enseñar algo de valor. 

Por desgracia, generalmente han de transcurrir muchos años antes de que una gran mayoría de nosotros nos demos cuenta de ello, porque lo más habitual es que los estudiantes quieran dejar de serlo lo antes posible. La paradoja es que, una vez incorporados al mercado laboral, más bien pronto comenzamos a echar de menos la etapa estudiantil. 

Podría pensarse que este preámbulo no tiene mucho que ver con el tema del artículo —fundiciones tipográficas que ofrecen descuentos para estudiantes— pero considero que siempre es buen momento para recordar que quienes más lejos llegan en esta profesión del diseño gráfico, la tipografía y la creatividad son aquellas y aquellos que nunca olvidan su vocación de aprendices; nunca dejan del todo de ser estudiantes. 

Entrando en materia

Antes de nada, dejemos claro que este artículo trata de cómo trabajar con tipografías bajo licencias de pago a precios reducidos.  

Una de las grandes desventajas de ser estudiantes es la precariedad económica. Por ello, existen, por regla general, varias opciones para que estudiantes puedan acceder a fuentes tipográficas para usarlas en sus trabajos de clase de la manera más ventajosa posible. 

AT Häuss de Arilla Type, Grafier y Agrandir de Pangram pangram.

La más barata de ellas, porque es gratuita, es echar mano de las fuentes de prueba (trial fonts). Pero hay que tener en cuenta que las fundiciones suelen ser, lógicamente, bastante restrictivas con respecto a su uso: se pueden usar para trabajos de clase, pero generalmente no está permitido que aparezcan en un porfolio público, pues esto ya implicaría un cierto uso comercial, en el sentido de que un porfolio, como es natural, tiene como finalidad mostrar las habilidades profesional para atraer clientes. 

De todos modos, contamos con que el porfolio de final de máster es un trabajo estudiantil. Como vemos, los matices importan en el frondoso bosque de las licencias tipográficas. 

En cambio, si lo que queremos es ir un poco más allá y optamos por adquirir licencias de uso, las fundiciones suelen ofrecer descuentos más que considerables para estudiantes —de hasta un 80% en algunos casos—. En este caso sí está permitido su uso en porfolios públicos, pero no se pueden usar en proyectos comerciales. 

Esta es la costumbre general. En cualquier caso, siempre resulta recomendable leer las condiciones particulares en la web de la fundición cuya fuente nos interese, que suelen figurar en las secciones de información o FAQ. O, en última instancia, contactar directamente con la fundición contándoles nuestro caso particular.  

Descuentos en licencias tipográficas para estudiantes

Sin embargo, como cada diseñador tipográfico es un mundo, hay fundiciones que poco menos que tiran la casa por la ventana y ofrecen ventajas realmente suculentas. 

Como en el caso de Pangram Pangram y su Font Starter Pack, un ofertón en el que ofrecen 31 tipografías completas por tan solo 29 dólares. Sí, has leído bien. 

Pero, ojo, también deberás leer bien las condiciones de uso de estas fuentes tipográficas. 

Otro ejemplo interesante es el de Swiss Typefaces, que ofrece un descuento de un 50 % para estudiantes válido para cualquiera de sus tipografías y que incluye una licencia de por vida.

Este post de Alphabettes es oro puro. En él encontramos una nutrida lista de fundiciones que ofrecen sus tipografías con jugosos descuentos para estudiantes. Encontramos aquí fundiciones tipográficas de la talla de Huerta Tipográfica y TypeTogether. 

Sí, Blaze Type son los del 80 % de descuento. Un descuentazo para estudiantes que, además, se aplica a todos sus productos. Si tienes cualquier duda, contacta con ellos directamente.

Bold Monday ofrece diferentes opciones para facilitar que los estudiantes usen sus fuentes tipográficas. Se puede optar por los trials gratuitos, con todas sus limitaciones; «alquilar» las fuentes por un tiempo limitado y una fracción de su precio habitual, o bien, si lo que deseas es adquirirlas, ofrecen un 20 % de descuento en todas las fuentes de su web.

Como ves, no hay excusa para no usar tipografía de manera correcta, con sus correspondientes licencias. Existen muchas facilidades y un buen montón de opciones para elegir fuentes tipográficas contemporáneas de gran calidad en condiciones realmente ventajosas.