Herramientas y recursos de color para diseño gráfico

¿Qué hay más familiar que el color de las cosas? Pero si fuésemos por ahí preguntando a personas al azar qué es el color, es muy posible que muy pocos supieran qué contestar. 

En diseño gráfico, manejar el color con solvencia es fundamental. Nunca debemos olvidar que en diseño no hay detalle pequeño. O dicho de otro modo, ningún elemento debe haber sido elegido al azar o lo que es incluso peor, atendiendo al gusto personal del diseñador, porque lo que no suma, resta.

El buen diseño gráfico no debe gustar, debe funcionar. No nos olvidemos que el gusto personal nada tiene que ver con el criterio profesional. Debemos trabajar siempre en función de las necesidades objetivas del proyecto. Tengamos siempre en cuenta que una mala elección de color —al igual que un incorrecta elección tipográfica, un concepto difuso o una composición arbitraria— dará al traste con todo el trabajo. 

Por ello, por su capital importancia para llevar a buen puerto cualquier proyecto, existe un amplísimo abanico de herramientas y aplicaciones que buscan facilitar la peliaguda labor de elegir los colores adecuados para cada proyecto de diseño.

Se trata, sin embargo, de herramientas que nos sirven de ayuda e inspiración en el proceso de elección de color, pero que no eligen por nosotros. Definir los objetivos del color en el global del proyecto, ser conscientes de los valores psicológicos del color y de que dependiendo del entorno cultural sus significados cambian, escoger un color dominante y una armonía cromática que potencie los valores y matices que queramos para nuestro proyecto, es competencia exclusiva del diseñador o diseñadora. Por todo ello, en La Gauss hacemos tanto hincapié en que nuestras alumnas y alumnos se familiaricen estrechamente con el color y sus funciones en diseño gráfico. 

 Vamos a repasar algunas de ellas. 

Color Leap

Color Leap tiene un cierto aire artesanal, lo que la convierte en una herramienta realmente atractiva. Su planteamiento es inspirador —además de proporcionar un agradable rato de procrastinación—. 

No se trata de acumular paletas de color, sino que va un paso más allá y su planteamiento se basa en generar paletas de color a partir de piezas de arte de distintas épocas: desde el antiguo Egipto de 2000 años antes de nuestra era hasta los años sesenta del siglo XX. En total se han reunido 180 paletas que se pueden guardar para aplicarlas a nuestro proyecto de diseño.

Lo mejor de esta web es que puedes ver la paleta aplicada en un medio real, desde un sarcófago egipcio, un ánfora griega, una vidriera medieval, una pintura barroca, o gráficas publicitarias y propagandísticas de los últimos dos siglos. Una delicia. 

Coolors

Se trata de una herramienta verdaderamente funcional y cómoda de usar que puede facilitar mucho el proceso de elección de colores y paletas de colores. 

A partir de un color que elijamos, y tan solo usando la barra espaciadora de nuestro teclado, podremos generar paletas de colores, que, una vez seleccionada podremos manipular y enriquecer en función de las necesidades del proyecto que tengamos entre manos. Todo este proceso es muy intuitivo y sencillo si contamos con los conocimientos necesarios sobre el uso del color. 

Cuenta a su vez, entre otras funcionalidades, con una herramienta que calcula la relación de contraste de los colores del texto y del fondo para conseguir la mejor legibilidad en función de los colores empleados. 

Otra funcionalidad a tener muy en cuenta la encontramos pulsando el icono de las gafas en el menú horizontal. Se trata de la herramienta que te ayudará a entender los ocho tipos de daltonismo que existen y a aplicar la solución adecuada en función de lo que vayamos buscando.

Se abre un panel con un listado con los ocho tipos de daltonismo y, al seleccionar cada uno de ellos, podrás ver los colores originales en comparación con los colores percibidos. Como vemos, es un plus que Coolors se haya preocupado por ser verdaderamente inclusiva. 

Por último, destacamos que Coolors dispone de versión para iOS, de una extensión para Chrome y también está disponible como complemento para Adobe. 

Adobe Color

La aplicación web de gestión de color de Adobe, por razones obvias, es probablemente la más usada y mejor conocida de todas. Aun así la incluimos en esta pequeña selección porque pensamos que dejarla fuera precisamente por ser popular no tenía mucho sentido. A fin de cuentas, se trata de la herramienta de gestión de color por antonomasia de los profesionales de diseño que trabajamos con los programas de Adobe, con los que se integra de manera perfecta. 

Es de destacar que siguiendo la tendencia actual, que ojalá sea mucho más que una tendencia, Adobe Color ha incluido recientemente dos útiles herramientas de accesibilidad.

Una consistente en un comprobador de contraste para legibilidad de lectura y la otra, un detector de posibles incompatibilidades para daltónicos. Dos nuevas funcionalidades para crear paletas de colores y diseños visualmente accesibles para personas daltónicas o con visión reducida. 

Color Supply

Color Supply es una herramienta web de uso muy sencillo. Podríamos decir que se trata de una herramienta para comenzar a familiarizarse con el uso del color en los ámbitos del diseño gráfico y la ilustración. 

A partir de una rueda de color reducida, se pueden seleccionar las diferentes opciones de armonías cromáticas, que se pueden combinar de todas la maneras posibles. Valiéndose de unas ilustraciones muy básicas, podemos hacernos una idea de cómo quedarían nuestras selecciones y las que que finalmente escojamos las podemos guardar en nuestra página de favoritos. 

Muy sencilla, quizá demasiado, pero como punto de partida puede ser útil. Aunque pensamos que para diseñadores gráficos experimentados se queda muy corta. 

Te puedes hacer con ella en un pago único, sin suscripciones posteriores y presenta tres rangos de precios según lo que se vaya buscando. 

Color Hunt

Color Hunt es un selector de paletas de color cuyo uso se basa en la clasificación de colores según un listado de conceptos como «pastel», «neón», «invierno», «naturaleza» o «tierra», por lo que si ya tenemos un concepto a partir del cual desarrollar nuestro proyecto, con este sistema de búsqueda podremos hallar nuestros colores de manera sencilla. 

Incluye un buscador donde podemos localizar paletas a partir de un color concreto o bien consultar selecciones a partir de conceptos como «comida», «felicidad», «niños» o «Halloween». 

También podemos optar por realizar búsquedas random, consultar las novedades o ‘bichear’ las paletas más populares del último mes, del último año o de todos los tiempos. 

Puede resultar útil si sabemos discriminar, tenemos las cosas claras y vamos a lo concreto, porque se corre el riesgo de perderse entre tan abultada selección de paletas. 

Colordot

Hemos incluido Colordot en nuestra selección de herramientas de gestión de color porque tiene un manejo realmente interesante, aunque quizá no muy funcional si no controlas bien los colores o buscas algo más automatizado. Podríamos decir que se encuentra en el polo opuesto de Color Suply. 

Conforme vas moviendo el ratón por la pantalla se van mostrando diferentes colores con su correspondiente código hexadecimal, de modo que haciendo movimientos de arriba abajo, de izquieda a derecha o en diagonal por la superficie de la pantalla logramos variaciones de tono, luminosidad y saturación.

Una vez que tenemos el color que buscamos, hacemos clic y la pantalla se divide en dos, mostrando a la izquierda el color elegido y la derecha un nuevo selector de color con el mismo proceso. Repetiremos las mismas operaciones hasta que tengamos hecha la selección. 

Seleccionada nuestra paleta cromática, Colordot ofrece la función de ver la equivalencia en RGB y HSL, cuyos valores podremos seguir manipulando hasta conseguir exactamente lo que necesitamos. También tienes la opción de descargar una versión para iPhone. 

Tal vez, este sistema tiene como inconveniente que es manual, lo cual, a su vez, es también una ventaja: es el propio usuario el que tiene el control. Todo dependerá del nivel de destreza y conocimientos en el manejo de los colores. Y, por supuesto, nunca olvides tener bien calibrada tu pantalla.

A Dictionary of Color Combination

Por último, una deliciosa rareza, pues no se trata de una herramienta digital para la gestión del color, sino un libro. Un libro que tiene su propia versión web, pero, a fin de cuentas, un libro.  

Se trata del Dictionary of Color Combination, fruto del trabajo del maestro japonés Wada Sanzo, quien fue uno de los pioneros en el campo de la investigación contemporánea del color.

Sanzo, pintor y diseñador, además de teórico del color, diseñó el cartel de los JJ.OO. de Tokio de 1940 —que no llegaron a celebrarse por la II Guerra Mundial— y ganó un Oscar de Hollywood por el diseño de vestuario de la película de 1953 Gate of Hell. Un artista poliédrico que fundó en 1927 la Asociación de Colores Estándar de Japón, que años más tarde, en 1945, reorganizó para dar lugar al Laboratorio de Investigación del Color de Japón. 

No es necesario saber japonés para bucear en su libro de combinaciones de color, pues es mayoritariamente visual e incluye las combinaciones de colores creadas por Sanzo durante su trabajo investigador. 

El Dictionary of Color Combination tiene una edición de 2011 (edición en inglés), que se puede encontrar fácilmente en España. En 2020 se editó un segundo volumen que amplía la obra de Sanzo, también en versión bilingüe japonés/inglés. Una joya editorial, además de una opción más que interesante si buscamos inspiración fuera de los entornos digitales. 

Dinos lo que piensas

Tu email no se mostrará ;)