Entrevista a Las Buhoneras: dándole duro a esa vaina (p. 1)

Foto de Sandra Lara

Isabella, Lai y Paula en el Festival Miradas de Mujeres (abril 2014). Foto de Sandra Lara.

 

Seguramente te has topado con ellas en alguna exposición o evento de la ciudad. A lo mejor te suenan de haberlas visto vendiendo en un mercadillo, “atrezando” un escaparate o impartiéndole un taller de máscaras a tu sobrino. Lo mismo las has visto pinchando en el Velvet. E incluso es posible que te las hayas encontrado en “tu chino de confianza” revolviendo entre cajas en busca de dinosaurios de plástico, hologramas de Jesucristo y pegatinas de Hannah Montana.

 

Parece que Las Buhoneras están metidas en todo, y efectivamente así es. Sus rompedoras intervenciones y sus loquísimos altares y collages no dejan indiferente a nadie, y lo que algunos califican como “kitsch tropical” o “santería irreverente” ellas lo simplifican en términos como “chotuno” o “brillositud”. El caso es que a base de purpurina, talento, actitud y sobre todo, mucho trabajo, se han ganado un merecido hueco en el mapa artístico de la ciudad.

 

Teníamos mucha curiosidad por conocer más sobre el universo Buhonero y las tres artistas que lo componen, así que quedamos con Paula y con Lai en su estudio para que nos hablasen sobre ello:

 

¿Quiénes sois Las Buhoneras?

Paula: Las Buhoneras somos un colectivo que surge de la necesidad de llevar al arte a otro nivel. Estábamos cansadas de ver como el arte sólo se mueve hacia una dirección, sólo dirigido a un círculo concreto.

 

Lai: Y también surge de la necesidad de trabajar precisamente como un colectivo. Cada una llevábamos nuestra obra en paralelo, individualmente, pero en grupo una encuentra el apoyo que necesita en ciertos momentos, esa complementación… y además hace que trabajar sea mucho más divertido.

 

2- quésomos

 

¿Cómo decidisteis empezar a trabajar juntas?

P: Yo antes pertenecía a un colectivo llamado TuttiFruti Productions. Nos dedicábamos a hacer gestión cultural a pequeña escala, así que organizamos una exposición en casa. Buscando artistas para la exposición dimos con Lai y con Isabella. Cada una hacía una cosa totalmente diferente a la otra: Lai hace retratos con acuarela y acrílicos, Isabella hace collages y yo hago pintura naíf de colores planos. Pero a las tres nos gustaron las obras de las demás.

 

Hablando entre nosotras nos dimos cuenta de que coincidíamos en nuestros conceptos, así que decidimos firmar una obra entre las tres. Y de ahí surgieron Las Buhoneras como colectivo, aunque es cierto por nuestra variedad de estilos no teníamos muy claro qué queríamos hacer al principio…

 

L: Trabajar en colectivo es algo que al menos yo venía necesitando en ese momento. Estaba más acostumbrada a hacer exposiciones y a estar dentro de ese mercado, y creo que me dí cuenta de que eso estaba empezando a ir cuesta abajo. Vi la necesidad, además de por la diversión y por el aprendizaje, de tener que vender obras más económicas. Y entonces aparecieron ellas, en el momento perfecto.

 

P: Lo gracioso es que ninguna aportamos cosas de nuestra obra personal. Es como si nos transformásemos cuando somos Buhoneras, como si fuera nuestro avatar. De otra manera nunca nos hubiésemos atrevido a introducir en nuestras obras cosas de los chinos, o purpurina, o todos esos elementos que han quedado siempre descartados en tu obra personal por vergüenza… o por temor a que te llamasen loca. (Risas)

 

L: Además, trabajar de esta manera tan frenética te libera enormemente, es como un juego… La gente tiene los gimnasios y nosotras tenemos a Las Buhoneras. Es nuestra vía de escape.

 

El mar en el cielo 2013

«Mar en el cielo» (2013). Intervención en Muelle Uno.

 

Contadnos cómo funciona vuestro proceso artístico.

L: Yo creo que ha ido evolucionando desde que empezamos. Antes teníamos la imagen mental y simplemente la creábamos, era algo puramente visual. Hemos trabajado mucho con lo que llamamos “el objeto indigno”, aquellos objetos que otras personas no valoran y tiran a la basura. Los rescatamos y les damos la dignificación que se merecen para convertirlos en arte.

 

Al principio es cierto que lo hacíamos de una manera explosiva, libre, sin pensarlo demasiado. Ahora, quizás porque hemos ido retroalimentándonos entre nosotras, primero pensamos bien el mensaje y luego lo llevamos a cabo. Y es por eso que nuestras últimas intervenciones están tratando ya otro tipo de temas: son más elaboradas…

 

Lo que tengo claro es que con lo que más disfruta un artista es con el proceso creativo y el de Las Buhoneras es superdivertido. Una vez que ya tenemos el concepto cerrado y todos los elementos en nuestro poder es un disfrute. Es lo bueno de tener una estética tan fresca. Cuando una está pintando sola (y yo soy muy “sixtina”) y se le mancha el lienzo de acuarela se preocupa de disimularlo, de corregirlo… Pero aquí da igual, lo que importa es el impulso, la masa general, no importa esa finura.

 

Pimp My Christ_Marina M. Luna

Pimp My Christ (2013). Fotografía de Marina M. Luna.

 

Corregidme si me equivoco, pero el estilo de Las Buhoneras surge también en contraposición al minimalismo imperante en el mundo del diseño, al purismo…

L: Totalmente. Yo si puedo meter 15 elementos diferentes dentro de un mismo cartel, además de diez tipografías asquerosas, mejor que mejor. Eso la gran mayoría de los diseñadores no lo entienden. Nos pasó una anécdota muy divertida con nuestro amigo Damián López, diseñador industrial en Leblume y encargado de la Málaga Design Walk o Pechakucha, entre otros tantos eventos dirigidos al diseño. Cuando vio el cartel que hicimos para una de nuestras “pinchadas”, PandeOroSonoro, no pudo resistirse y nos tuvo que preguntar si lo habíamos hecho a posta o si es que no sabemos usar el Photoshop. ¡Estaba indignadísimo! (Risas)

 

PandeOroSonoro. Anochece que no es poco 2014

Cartel de PandeOroSonoro. Anochece que no es poco (2014).

 

P: ¡Como todo en Las Buhoneras es una puta estética! Cuando vamos con moñitos o con camisas de delfines no lo hacemos porque seamos así en nuestra vida diaria, de hecho somos bastante más austeras, pero tenemos que seguir siendo fieles a lo que hemos creado.

 

L: El día que la gente salga de su prejuicio y se dé cuenta del mundo tan maravilloso que esconde la fealdad, aprenderá a disfrutar de los diseños de nuestros carteles. (Risas)

 

P: También es cierto que ese prejuicio parece que existe más en Málaga que en muchos otros sitios. Por ejemplo, en Madrid están surgiendo artistas con una estética similar a la nuestra y que lo están petando, como, por ejemplo, Oro Jondo. Tiene un estilo muy rompedor, muy guarro, y mezcla elementos de la cultura popular americana con elementos cañí.

 

6. Proceso Creativo

 

CONTINUARÁ

2 comentarios en “Entrevista a Las Buhoneras: dándole duro a esa vaina (p. 1)”

Dinos lo que piensas

Tu email no se mostrará ;)