Gestor de fuentes: por qué deberías usarlo


fuentes tipografia

Cuando empiezas a estudiar o a dedicarte al diseño, lo de acumular fuentes termina yéndose de las manos si no recurres a una solución. Es por eso que la figura del gestor de fuentes es clave a la hora de administrarlas y organizarlas debidamente.

Para empezar, su primera ventaja es que es una herramienta clave si no quieres tener activas todas las fuentes cada vez que arrancas tu ordenador. Algo recomendable si no quieres que los cuelgues formen parte de tu vida. Simplemente, activa las fuentes que vayas a usar y listo. Cuando ya no les des uso, las desactivas y, de este modo, no perjudicarás el rendimiento de tu ordenador.

gestor fuentes
Imagen de SuitCase 3

Otra gran ventaja es la de la organización. Si no tienes ordenadas las fuentes por características tipográficas, tipos de usos, o el sistema que mejor te funcione, puede convertirse en un auténtico caos eso de elegir.

¿Y qué gestor de fuentes deberías elegir? Lo más importante es que case bien con tus programas de diseño. Lo cierto es que hay varios. En su día, Pedro Arilla propuso a Gràffica unos cuantos como SuitCase Fusion o RightFont.

suitcase gestor
Imagen de SuitCase 3

Ambas opciones son de las más utilizadas por los diseñadores hoy día. Si bien es cierto que has de pagar por cada una de ellas una cantidad que, a algunos, se les hace un poco elevada, también es verdad que el tiempo que estarías perdiendo en tener todas la fuentes activadas y sin ordenar, tiene un coste a su vez.

¿Y tú? ¿Ya conocías la figura del gestor de fuentes o se abre ante ti un nuevo horizonte de posibilidades organizativas?

1 comentario en “Gestor de fuentes: por qué deberías usarlo”

Dinos lo que piensas

Tu email no se mostrará ;)