Entender el concepto de «sangre» sin cortarte las venas


que-es-sangre-diseno-00
Cada año en las clases de Gráfico de Gauss Multimedia se viven momentos trágicos: la primera entrega, la primera corrección, la primera elección de una tipografía para un trabajo, la primera vez que se abre Photoshop para intentar usarlo con criterio… Pero, sin duda, uno de las más traumáticos es esa primera vez en la que los alumnos escuchan la palabra «sangre» como concepto inherente al diseño.

Hasta si eres de los que pueden mirar la aguja mientras te hacen un análisis, si no sabes nada de diseño y te hablan de la sangre, el revés es duro. A nosotros nos parece lo más básico y normal, pero enfrentarse a ella por primera vez puede resultar complicado para la gran mayoría de las cabezas: por eso, vamos a dibujar este post. Así que aquí quedará, de una vez por todas, explicado clarito y sin confusiones qué carajo es eso de la sangre. ¡Nunca más volverás a dudar! ¿Listo? Comencemos con nuestro ejemplo ilustrado.

Acabas de terminar tu maravilloso diseño, una postal de 10x15cm, con su florecita y su cama de color verde a sangre.  Tu mesa de trabajo de Illustrator será algo así:

que-es-sangre-01

Llega el momento de llevarlo o enviarlo a una imprenta para que te saquen 20 copias y puedas enviarla a toda tu familia. El impresor pone sus marcas de corte en el documento.

que-es-sangre-02

 

Estas marcas establecen el lugar por el que el impresor va a cortar nuestro documento para que mida exactamente lo que le hemos pedido: 10x15cm. Así que cortará justo por las líneas rojas que ves aquí abajo.

que-es-sangre-03

¡Auch! Parece que ni el ojo del impresor ni la guillotina son infalibles al 100%. Al haber puesto nuestro cama de color a ras de la mesa de trabajo (área de impreseión), el resto es blanco, y nos olvidamos que el señor de la imprenta no mete papelitos de 10×15 para hacer nuestros trabajo. Al hacer esto, algo normal por otra parte si nadie te lo ha explicado, hemos dejado muy poco margen al error humano y/o mecánico, y ahora tendremos que llevarnos a casa 20 postales con pequeños filetes blancos. ¡Un cagarro! Porque tú querías que fuese todo verde, como el valle.

que-es-sangre-04

¿Cuál sería la solución lógica a este problema? ¡Exacto! Hacer que nuestro diseño sobresalga del área que el impresor va a recortar.

que-es-sangre-05
Esa distancia de seguridad, ese saliente del diseño más allá de las líneas de corte, es la sangre.  Suele ser de 3 ó 5 mm. Ahora, cuando el impresor recorte nuestro diseño en 10x15xm, pasará esto:

que-es-sangre-06

¡Perfecto! Puede que la máquina o el ojo del impresor acierten sólo a un 98%, que ya es mucho, pero ahora tenemos nuestra distancia de seguridad, nuestra sangre, para estar seguros de que todo saldrá bien. Obviamente, para que nuestro diseño siga midiendo 10x15cm, esa distancia tiene que ir más allá de la medida final que queremos. Nuestro documento antes de cortar, el archivo con el que trabajará el impresor, sería de 10,6×15,6cm, o lo que es lo mismo, 106x156mm, si nuestra sangre ha sido de 3mm (por cada lado: izquierda, derecha, superior, inferior).

que-es-sangre-07

Para eso está Illustrator, como ya lo hacía Indesign desde los orígenes, nos permite introducir nuestra sangre en el momento de creación del documento o, si se nos ha olvidado, podemos hacer clic en Archivo > Ajustes del documento y, en la ventana de opciones que aparece, aumentar en «sangrado» los milímetros que necesitemos por cada extremo de nuestro diseño.

que-es-sangre-08

Al trabajar con sangre, se añadirán unas guías de sangrado, rojas (color elegido de manera muy pensada XD), que van más allá de nuestra mesa de trabajo inicial para crear esa distancia de seguridad de los que llevamos hablando todo este tiempo, la sangre. Ahora sólo tenemos que extender nuestro diseño hasta cubrir toda la superficie hasta estas líneas. Es evidente, pero lo recordamos, en esa zona no se puede poner información importante o elementos que queremos que se vean, ya que esa zona es una zona que se perderá en el proceso de corte.

que-es-sangre-09
¡Listo! No volveremos a tener filetes, hilillos, líneas blancas que afean nuestros diseño gracias a esa gran amiga que es la sangre. Tan incomprendida, pero tan tan tan necesaria. O más que necesaria, imprescindible, sino cómo íbamos a vivir. Bueno alguno tiene más horchata que sangre.

Nota: Todo lo que vaya a imprenta tiene que llevar sangre.

Dinos lo que piensas

Tu email no se mostrará ;)