El diseño de lo cotidiano: el logo de Coca-Cola

historia del logo de coca-cola

El actual logo de Coca-Cola.

Si tengo un recuerdo de las vacaciones, es el de ir toda la familia de camping a algún rincón de España. Después de llevar todo el día visitando Toledo, Zaragoza o Salamanca a más de 35º a la sombra, parábamos para comer en algún sitio con aire acondicionado. Recuerdo que siempre, o casi, me pedía una Coca-Cola. ¿Tenía vacaciones y me gustaba la Coca-Cola? Definitivamente, eran otros tiempos.

No obstante, el hecho de que yo ahora sea una enemiga declarada de las bebidas carbonatadas, no me impide reconocer que Coca-Cola es una gran marca. Pero toda gran marca tiene un comienzo. Así que como hacía tiempo que tú y yo no nos poníamos a bucear en el diseño de lo cotidiano, hoy es un día genial para hacerlo en el diseño de algo refrescante. Éste es el origen del diseño del logo de Coca-Cola.

El logo de Coca-Cola, el logo de un jarabe

Así es, el refresco favorito de medio mundo nació en una farmacia. En concreto, en la de John S. Pemberton, en Atlanta. Un día de 1886, el señor Pemberton (es éste de abajo, que parece un poco hipster) sacó sus probetas, sus goteros y sus cosas de farmacéutico, se enfundó su bata blanca y creó un jarabe que remediaba los problemas de digestión y, a la vez, servía de reconstituyente para que los enfermos recuperaran un poco de energía.

inventor coca cola

Una media de nueve personas acudía cada día a la botica y pagaba cinco centavos por beberse un vasito del preparado. El contable de la farmacia, Frank Robinson, lo vio claro (para eso era contable). Aquello tenía posibilidades, así que diseñó una marca y acudió con el farmacéutico a registrar la fórmula magistral. Sí, has oído bien, Frank Robinson, un contable con el pelo negro y el bigote blanco (éste de aquí), diseñó el logotipo de Coca-Cola.

frank robinson diseno coca cola

La Spencer Script, base del logotipo

Y uno puede pensar que quizá el Sr. Robinson debía haber dejado de ser contable para convertirse en diseñador o en un letterer de altura, pero no es oro todo lo que reluce. Y es que Frank utilizó la caligrafía Spencer para escribir el nombre del producto. Éste era el tipo de letra que más se utilizaba para la escritura de documentos formales en aquellos años en Estados Unidos.

spencer script coca cola

El logotipo original no es exactamente el actual, todo evoluciona, pero la verdad es que la base sigue intacta desde hace más de un siglo. La única diferencia, tras haber equilibrado pesos y grosores de las letras, es que, claro, antes no se llevaba mucho la impresión a color, así que la marca nació monocroma. El rojo no se incorporó hasta la década de los cincuenta.

evolución coca-cola

El logo de Coca-Cola, desde el punto de vista del diseño, es el ejemplo perfecto de marca atemporal. A diferencia de Pepsi, su más directo competidor, se ha mantenido imperturbable, sin necesidad de apenas rediseño. Ha sobrevivido la mar de bien a los años, las modas y la revolución de la comunicación digital y el diseño responsive. ¡Enhorabuena, Señor Robinson!

1 comentario en “El diseño de lo cotidiano: el logo de Coca-Cola”

Dinos lo que piensas

Tu email no se mostrará ;)