Burger Menu: ¿amor u odio? (y no hablamos de comida)

burger-menu-controversia-de-jesusmartin

Burger Menu, el tipo de menú más polémico en diseño web.

En otra ocasión hemos hablado de los tipos de menú que existen para web. Uno de ellos es el menú hamburguesa, o burger menu, el cual crea una gran controversia entre los desarrolladores web.

El burger menu se inventó en los ochenta, pero hasta ahora no se nos ha encendido la bombilla como para utilizarlo de forma habitual. Con la llegada de las webs responsive, había que buscar alguna forma de ocultar los menús en los dispositivos móviles. Igualmente, las aplicaciones repletas de funciones también necesitaban algún sistema para ocultar extensos menús de forma intuitiva.

En este tiempo de transición los desarrolladores han probado varias cosas y, tras varios muestreos estadísticos, pruebas y análisis, nos hemos ido acostumbrando a ver esta clase de iconos en la red, así que poco a poco se ha conseguido que sea una referencia intuitiva dentro de la experiencia de los usuarios por las webs y aplicaciones.

hamburger-icons-menu-website4

Cuando los diseñadores entramos en terrenos de programación, algunos apuestan más por el diseño, otros por la usabilidad, otros por el tiempo de carga de la página…, lo cual genera todo tipo de polémicas. Así que he estado valorando los pros y los contras de esta aplicación para nuestras webs para que juzgues tú mismo con qué quedarte.

Pros:

Cada vez más usuarios reconocen este icono como «Menú«.
– Nos permite que el diseño sea más limpio.
– Al tener un ambiente más limpio, es mucho más fácil guiar al usuario a una llamada a la acción y decirle qué hacer en vez de generarle distracciones innecesarias.

Contras:

Hay que hacer dos clics para acceder al menú: uno para abrir el burger menu y otro al enlace, y según los expertos en experiencia de usuarios (UX), eso es un pecado mortal por complicar la vida a nuestros usuarios.
Todavía el 50% de personas mayores de 45 años no sabe interpretar ese tipo de menú, así que dependiendo de nuestro target podría ser recomendable no utilizarlo.
Muchas veces estos menús son desarrollados con JavaScript, lo cual hace que la página tenga más código que cargar e incluso, al tener el código oculto a través de JavaScript, puede que tu navegador lo bloquee y no te permita acceder al menú.
Los enlaces quedan ocultos y puede que algunos usuarios directamente pasen de pinchar el botón.

Formas de darle un buen uso:

– Utilizarlo siempre y cuando sea necesario. Si no estás seguro de que tus usuarios vayan a interpretar este menú en una versión escritorio, úsalo sólo en el responsive.
– Si todavía no confías en que tus usuarios vayan a entenderlo cuando entren a través del móvil, prueba a añadir la palabra «Menú» al lado para que se vayan acostumbrando.
– En caso de que temas de que tus usuarios no vayan a acceder a ciertas secciones, siempre puedes dejar fuera del menú hamburguesa los enlaces más importantes.

hamburger-icons-menu-website2
hamburger-icons-menu-website1
hamburger-icons-menu-website3

En mi opinión, creo que no es una mala praxis siempre que se use con cabeza y pensando en el usuario que va a navegar por tu web. Sí que pienso que con el tiempo se dejará de abusar de este recurso para todo. Esto sucederá no tanto por motivos estéticos sino por cuestiones de usabilidad, con lo que se acabará limitando su empleo a casos en los que el burger menu sea imprescindible, como ocurriría, por ejemplo, con webs con menús muy largos. Mientras tanto, tendremos hamburguesas para todos.

3 comentarios en “Burger Menu: ¿amor u odio? (y no hablamos de comida)”

Dinos lo que piensas

Tu email no se mostrará ;)