15 consejos para elaborar tu currículum de diseñador (1)

Curriculum Vitae 2014.indd

Genialidad extraída del currículum de Pablo Acedo.

Veintitantos años de formación y resulta que nuestro futuro laboral puede depender del diseño y contenido de un folio: señoras y señores, con ustedes el querido curriculum vitae.

No podemos llevarnos a engaño: casi siempre una recomendación de la persona adecuada va a superar al mejor currículo. Pero si no tenemos quien nos apadrine, tendremos que esmerarnos con esta herramienta… y no es sencillo. No hay ciencia exacta ni fórmulas mágicas que conduzcan al éxito. Aspectos que son imprescindibles para una firma son valorados negativamente por otras.

Con todo, centrándonos en el ámbito del diseño gráfico, tras casi una década trabajando con centenares en la Escuela Gauss Multimedia, vamos a dar una serie de consejos a la hora de elaborar el currículum con la ayuda de un par de amigos.

1. Piensa en la persona que está leyendo el currículum

Esto es fundamental. Vuestro currículum llega a una persona concreta, con nombre y apellidos. Se llama “Lucía Rodríguez” (pero sus amigos se dirigen a ella por “Lu”) o, tal vez, “Ramón García” (y todos sus conocidos le llaman “Ramontxu”). Lu puede que sea diseñadora en un pequeño estudio y Ramontxu, quizás, trabaje en el departamento de recursos humanos (¿o era marketing?) de una empresa bastante importante de un sector que no está relacionado con el diseño.

Poco sabemos sobre Lu o Ramontxu, salvo que no son robots y que, por tanto, están expuestos a las vicisitudes propias de la vida cotidiana: tienen hipoteca, puede que algún hijo revoltoso, hoy les duele la cabeza un poco y esta mañana han recibido el enésimo currículum de su vida… Por cierto, es el vuestro.

curriculum

El diseño de tu currículum hablando de ti. María Vázquez.

2. Datos personales y de contacto: menos es más

Vamos a empezar la casa por los cimientos: nombre, apellidos, edad y datos de contacto. No nos colemos. No empecemos a aturullar a nuestros nuevos “amigos” con información innecesaria.

El teléfono tiene que ser el móvil y ha de ser un dispositivo en el que estéis localizables: si no consiguen contactar con vosotros a la primera, no tengáis mucha confianza en que os vuelvan a llamar y mucho menos si habéis dejado un fijo y, a estas alturas de vuestras vidas, vuestras mamás os tienen que “dejar el recado”.

Por su parte, hay que evitar que el e-mail sea la primera cuenta que os creasteis de adolescentes si es de las que tienen un nombre que ya ha quedado un poco ridículo del estilo superflipi92@hotmail.com. El nombre del e-mail no tiene que dar vergüenza pronunciarlo en voz alta. Mejor gmail que hotmail: ahora mismo da una impresión de que estás más al día. Si tenéis vuestro propio dominio, quedará todavía más profesional. Eso sí, puede ser un lastre si al entrar en la web de vuestro correo descubren que es el desierto del Gobi.

3. La foto, o las chanclas con el traje de gala

Si consigues poner una foto tamaño carné en un currículum de diseñador y que quede bien, te nominan directamente al Premio Nacional de Innovación y Diseño. Bromas aparte, ésta es de las cuestiones más delicadas. A Lu le horrorizan y a Ramontxu tampoco les hacen mucha gracia, pero como le llegan formularios para diversos puestos de trabajo está acostumbrado a ellas.

¿Qué hacemos? A menos que sepamos que se pide explícitamente, es mejor omitir la foto. Si queréis incluirla, vamos a hacerlo de forma que se integre en el diseño del currículum. No creemos que se pueda lograr con la foto-carné, sino que sería cuestión de emplear una ilustración o una imagen más creativa (ojo, no nos estamos refiriendo a imágenes de parranda): algo que esté justificado, a diferencia de nuestro careto con gesto adusto que nos acompañará largo tiempo en nuestro documento de identidad. Si les interesa vuestro currículo, ya tendrán tiempo de poneos rostro en la entrevista.

Curriculum Vitae_VíctorGambero

Víctor Gambero nos muestra una forma de evitar la foto-carné.

4. Selección de la fuente: facilitando la lectura

Sois diseñadores, o sea, que no podéis utilizar la Times New Roman al elaborar vuestro currículum. Básicamente, tenéis que aplicar todo lo que habéis aprendido como si fuera otro trabajo editorial. Imprimid una copia para comprobar el tamaño de las letras y cómo se lee. La legibilidad es fundamental: no abuséis ni de negritas ni de cursivas; cuidado con el uso de las fuentes script, y no caigáis en la tentación de utilizar fuentes que sean muy anchas. Lu y Ramontxu no tienen un buen día y si les cuesta trabajo leer vuestro currículum, habiendo tantos candidatos, bye, bye, american pie.

5. Dale color a tu vida, pero sin pasarte

Vuestra marca personal o vuestro portfolio os pueden conducir de forma natural a emplear un color en el diseño del CV, de tal forma que trabajéis con el negativo, dejando, por ejemplo, el fondo en negro y los textos en blanco. ¡Cuidadín! Terreno pantanoso. No perdías de perspectiva la legibilidad, de la que hablamos en el punto anterior. No os empeñéis en trabajar con unos colores que sabéis que obligan al lector a forzar la vista de más o que pueden influir inconscientemente de forma negativa en su estado de ánimo.

Además, ¿qué ocurrirá con el currículo tan guapo que habéis diseñado con esos colores cremas tan bonitos cuando se pase a papel en la impresora en blanco y negro de Lu?, ¿y cómo se verán en la pantalla de 19 pulgadas de Ramontxu, que compraron en una oferta hace cuatro años y que no ha sido calibrada en la vida?

Tenemos que prever estos condicionantes y recordar que el diseño es, ante todo, funcional.

Cambio y corto, que tengo a Potoppitta regañándome. La semana que viene hablaremos sobre aspectos como la línea temporal o la ortotipografía. (Ir a segunda parte.)

2 comentarios en “15 consejos para elaborar tu currículum de diseñador (1)”

Dinos lo que piensas

Tu email no se mostrará ;)